Maratón de Chicago 2018

thumbnail_IMG_4605

Yo comencé mi entrenamiento hacia este maratón en el mes de mayo. Para mi el maratón es un reto desde el día que decides comenzar a entrenar: levantarte antes del amanecer, cuidar tu alimentación (en mi caso con lácteos), descansar adecuadamente, dormir temprano,cuidar tu hidratación (este fue un tema para mi), entrenar de 2 a 3 horas los fines de semana, etc.

Durante los meses de entrenamiento aprendí muchísimas cosas sobre mi misma, aprendí varias formas diferentes de motivarme (luego les cuento), con ayuda de una coach aprendí a implementar un plan de fuerza en conjunto con mis carreras para cuidarme de lesiones, y lo más importante que aprendí en este journey fue escuchar a mi cuerpo. No corrí todos los días, había días donde mi cuerpo me pedía descanso y en su lugar nadaba o hacia fuerza, gracias a todos estos aprendizajes llegue a donde estoy hoy sana y puedo decir una vez mas que SOY MARATONISTA!

8 de octubre · MARATÓN

El día del maratón tenía esos nervios que cualquier corredor puede entender, aun así estaba muy emocionada por todo lo que había hecho para estar una vez más en esa línea de salida. Me encontré a Fer, una amiga que iba a correr su primer maratón y nos pusimos a platicar lo que me ayudo a calmar mis nervios unos minutos antes de la salida oficial.

El momento de la salida llego, comencé mi playlist y a disfrutar de la hermosa cuidad de Chicago. Al km 5 empecé a sentir mucho calor (más de lo normal) pero decidí no pensar en eso. Poco a poco hasta llegar al km 16 comencé a bajar a mi ritmo de carrera tal como lo tenía planeado, admito que se me hizo pesado mantenerlo ya que en el km 20 me llego un dolor de piernas muy fuerte, aun así y a pesar del calor seguí hasta el km 35 donde debía comenzar a bajar mi ritmo de nuevo para cerrar más fuerte. Mi reloj marcaba que mi ritmo ya por esos kilómetros comenzó a subir por más que yo no lo sintiera, el sol y el calor seguían ahora más fuertes y poco a poco sentía que el dolor de mis piernas me pedía parar. Supe que al subir el ritmo mi plan de carrera ya no saldría pero pensé en simplemente cruzar esa meta y en superar algo que se volvió un reto más difícil para mi. 400 metros para llegar y sabía que estaba muy cerca de encontrarme con mi familia que viajo para apoyarme, y así cruce la meta con una sonrisa a pesar de las adversidades.

¡Después apenas y podía caminar e incluso me puse hielos en la cabeza de tanto calor que tenía!

Desde que comencé a correr hace 5 años aproximadamente, el calor siempre ha sido mi peor enemigo (razón por la que amo entrenar muy temprano aquí en México). Al final, no puedo evitar sentirme orgullosa por como maneje ese dolor casi hasta el final de la carrera y que aún así pude terminar agradecida y feliz en la meta.

Si están pensando en correr un maratón fuera y no saben donde: ¡vayan a Chicago! Hay una energía increíble de todas las personas y siempre encontrarán apoyo, la cuidad es hermosa y conocerán lugares nuevos haciendo lo que más aman.

thumbnail_IMG_5028

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s